De los brackets a la ortodoncia estética

Durante mucho tiempo y hasta hace relativamente pocos años, el sistema de ortodoncia más habitual para corregir las malposiciones dentarias ha sido el típico aparato de ortodoncia metálico, o lo que comúnmente llámamos “brackets“. Actualmente existen el mercado muchos tratamientos de ortodoncia que son más estéticos, pues apenas son visibles por los que nos rodean y tienen muchas más ventajas (comodidad, higiene…)

¿Por qué elegir un sistema de ortodoncia como Invisalign?

En la Clínica Albalat Dental somos especialistas en Ortodoncia Invisible, de la reconocida marca Invisalign. El Dr. Javier Albalat Estela cuenta con más de 13 años de experiencia y está avalado con un certificado Platinium por dicha marca en reconocimiento a su contribución a los avances de Invisalign y a su dilatada experiencia como ortodoncista.

Lo cierto es que existen muchos motivos para dejar atrás los brackets metálicos, ya que son muchos los pacientes que remiten continuamente molestias y quejas en algún momento del tratamiento. ¿Sabes cuáles son los problemas más habituales que pueden ocasionar los brackets? Te lo contamos:

  • Perder la fijación del bracket: Este es uno de los problemas más frecuentes. Normalmente suele permanecer unido al arco, pero en ocasiones puede rodar y desplazarse a lo largo del mismo, causando el desprendimiento de alguna pieza adyacente. No se trata de una situación de emergencia, pero debemos tener en cuenta que debemos acudir a nuestro ortodoncista cuando podamos.
  • Desplazamiento del arco: Esta situación tiende a darse en las primeras fases del tratamiento, cuando las piezas comienzan a moverse y el alambre se endereza. en ocasiones. Consiste en que el arco puede deslizarse lateralmente y causar dolores y molestias en la parte posterior de la boca y la mejilla.  Generalmente, el ortodoncista corta el alambre o lo desliza hacia atrás para recuperar la posición original.
  • Pérdida de piezas: a veces, piezas como los mantenedores de espacio se pueden perder. Si la pérdida es grave y el aparato ha sufrido grandes modificaciones, podría ser necesaria su reparación o sustitución. Además, cuando se pierden, desprenden o remueven piezas, pueden crearse daños y úlceras en los tejidos blandos de la mejilla, los labios o la lengua del paciente.
  • Distintas lesiones : En ocasiones, al llevar brackets, las lesiones traumáticas pueden causar daños visibles en los tejidos blandos. Tirones, pequeños golpes, una mala posición a la hora de dormir… son los principales responsables de ligeras lesiones. Sin embargo, un traumatismo verdaderamente severo podría detener el tratamiento y, a causa de la debilidad de los dientes, incluso empeorar la situación.
  • Riesgo de enfermedad periodontal: Debido a que los brackets cubren una gran parte de la superficie dental y que están enganchados con un arco y gomas, dificultan la limpieza de los dientes. Para evitarlo es fundamental ser muy cuidadoso con la higiene dental, utilizando cepillos interproximales, irrigadores bucales, pasta dentífrica con flúor especial para cuidar las encías y un enjuague bucal antibacteriano.